Adopción: cómo hablar con los hijos

I Jornadas Regionales Interdisciplinarias de Adopción, Mendoza 6 y 7 de noviembre del 2003
Por Lic. Eva Giberti

IL DIFENSORE DELL’INFANZIA E DELL’ADOLESCENZA
Associazione Culturale e Movimento di Opinione

Aclaracion de Eva Giberti –
Los textos que figuran con mi nombre y que se reproduce en una pagina web italiana., no forman parte de entrevista alguna. No contesto a esta clase de notas. ” Mis respuestas” pertenecen a textos que figuran en mi pagina Web. La periodista lo dejo dicho en mi contestador pero no obtuvo autorización de mi parte. Si bien no se tergiversaron los contenidos de los textos de mi autoria utilizados , en el origen de la nota debió constar en el texto que se utilizó en el periódico de La Nación.

El texto que continua es un comentario de la periodista Valeria Burriera
El silencio, dicen los expertos, es el peor aliado de la familia. Por eso, hay que considerar que los chicos tienen derecho a conocer la verdad sobre su origen. En esta nota, consejos para padres Todo el esfuerzo y el amor que las familias adoptantes ponen para construir hogares mullidos donde sus hijos tengan la oportunidad de crecer felices puede encontrar interferencias cuando no se habla de ciertos temas. Aquí, los especialistas aclaran cuál es la mejor manera de evitar fracasos en las familias adoptivas.
SILENCIO. “Un clásico de los desencuentros entre padres e hijos adoptivos se produce cuando los adultos, para no hacer sufrir al niño, eluden informar acerca de la adopción. Por lo general, se trata de padres que no asumieron el dolor que les produjo no poder concebir y tratan de evitarse ellos el sufrimiento que significa aceptarla”, dice la licenciada Eva Giberti, psicoanalista y autora de varios libros sobre adopción.
EVITAR LA MENTIRA. “Mentir acerca del origen es uno de los motivos del fracaso de algunas familias adoptantes -afirma Giberti-. Los hijos comprenden que se les amputó su derecho a ser personas, ya que ese derecho inserta sus raíces en la identidad, que, a su vez, reclama saber cuál es el propio origen. A los hijos que padecen esta situación les resulta muy complejo procesar los sentimientos hostiles hacia los padres y convivir con las contradicciones que implica depender afectivamente de ellos.”
SOBREPROTECCION. A veces, muchos padres suelen sobreproteger a los niños que han adoptado. Pero esta actitud no es aconsejable, según los especialistas. DISCRIMINACION. Entre los obstáculos con los que tropieza una familia adoptante está el trato que a veces se les otorga a los niños adoptivos en las escuelas o en determinados ámbitos sociales: la tendencia a discriminar se mantiene estable en el planeta, a pesar de la lucha permanente contra ella. Estos prejuicios, contra los que es importante que la sociedad pueda luchar, “atentan contra el equilibrio de una familia adoptante”, concluye Giberti.

Por Valeria Burriera
Qué decir y cuándo decir la verdad no significa contar brevemente la historia anecdótica alguna vez, sino vivir a diario rodeados de ella.
Los especialistas recomiendan no esperar a que el niño pregunte sobre su origen, sino hablar cada día sobre la verdad. Cuéntele todo lo que se sabe de él, de su madre biológica, de su entrega, de la búsqueda de una familia que le diera amor, de su futuro, de cómo nacen los niños y de su suerte por haber llegado a un hogar.
Si el niño es mayor se debe poner en palabras todo lo que se pudo averiguar sobre su vida previa al encuentro con los padres adoptivos. Cuando no se conoce la respuesta a alguna inquietud de los niños, se puede decir: “No sé, pero podemos averiguarlo”.
Explicar a otros niños qué significa adoptar, compartir con otros padres la experiencia y exponerlo siempre como una gran virtud sirven para revertir la ignorancia de algunas personas.

Adopción.
© 2010 Eva Giberti - desarrollado por SPOTNetwork