Adopción: lo que hay que saber siendo niño/niña

Por Eva Giberti, publicado en Revista Actualidad Psicológica, setiembre 2014

Advertencia metodológica
La metodologia de este trabajo es descriptiva, con validación testimonial.

La emisión de sugerencias, directivas,recomendaciones e interpretaciones a los padres adoptantes -cada una en sus diferentes niveles- no necesariamente se erigen en causa de cumplimiento u obediencia. El texto que continua ,testimonial en diversos acápites , está signada por un determinismo moderado debido a la práctica continua durante cincuenta años interviniendo mediante consultas y seguimientos psicoterapeuticos y psicoanalíticos de familias y atenciones individuales .Dicha experiencia es la que me autoriza a reconocer el dispositivo saber-poder(Foucault dixit) en el que se concentra este artículo debido a las recomendaciones y comentarios provenientes de psicoterapeutas,psicoanalistas y orientadores descriptas y narradas por padres y por hijos e hijas adoptivos/as.
Las series complementarias(Freud,S. 1) suficientemente efectivas para introducir modificaciones en la historia de las familias adoptivas e ingresarlas en una temporalidad en la cual se modifican-o no- las indicaciones recibidas en el primer momento de la adopción, pueden coadyuvar en los cambios que permitan zafar del dispositivo“Espere que el n iño pregunte …”
Este artículo describe los efectos encontrados despues que los adoptantes asumieron el dispositivo que pretende regular desde un imaginado saber aquello que los niños y niñas adoptivos deben recibir como información y cuándo.Asimismo se ocupa de la imagen de un adoptivo como sujeto cartesiano o trascedental kantiano que es la que conduce a afirmar que en un tratamiento “la adopción no importa” frase ajena la constitución del sujeto como lo conceptualizamos actualmente,ceñido, no solo al tiempo-aquel de su cesión como niño que la madre de origen cede –tambien a su temporalidad. Son producciones propias de un determinismo que se enarbola como respuesta rutinaria confiando en que aquello que se afirme o recomiende, asi será escuchado,aceptado y obedecido,al margen de cualquier aleación incierta o azarosa.Desprovistas del pensamiento complejo que los diálogos con adoptantes y adoptivos parecerian esperar.

Reiteración del deslizamiento ideológico
Transcurren los años y el circuito se mantiene reproduciendo el mismo argumento que se habia aprendido en la década de los 80 .Aquello ya era discutible desde el origen: “No informar a los niños sino esperar que pregunten”, por temor a desbordarlos con datos que ellos no pudiesen capturar.O quizá abrir espacios “no aptos” para elllos.Como si fuere posible presentir y anticipar qué y hasta dónde capta ese sujeto Lo que no ignoramos es que le asisten los derechos que la Convención de los Derechos del Niño ha previsto en materia identidad.Pero habitualmente la Convención no forma parte de los intereses profesionales de la psicologia.Distracción curiosa porque es la Ley que garantiza el estatuto de los adoptivos en tanto niños y niñas
Ante la pregunta de los padres que solicitan cómo informar acerca de la adopción cuando consultan en los cursos preparatorios organizados por diferentes instituciones, oficiales y privadas,cabe, como respuesta orientadrora una repregunta: interesarse por lo que ellos querrian decir, cómo y cuando, de modo tal que los padres pudiesen evidenciar sus pensamientos, sus fantasias, sus proyecciones y su propia relación con la apertura a la información donde probablemente surgiera el conflicto en relación con su esterilidad, habitualmente enmascarado, eludido u omitido entre las miembros de la pareja (Giberti, E. 2)
La información acerca del origen, aquello que compuse como un relato en décadas anteriores, como orientación para hablar con los hijos incluye,justamente el reconocimiento que esclarece que el padre y la madre no podian “ hacer hijos ” y por eso motivo necesitaron buscar un niño para adoptar legitimando de ese modo el conflicto entre los miembros de la pareja.(GIberti, E,3 ).
El consultorio me nutrió durante décadas de madres que me contaban : “Cuando le pregunté a la psicóloga del tribunal cómo tenia que decirle que era adoptivo-el bebe que acababa de lograr en guarda- la psicóloga me dijo que no le dijera nada hasta que el nene preguntara…” Deslizamiento ideológico desde una ideologia de la prudencia hacia la puesta en acto de del poder por no-saber. Esta es una frase estereotipada que finalmente se transforma en frase-señal para reiterarse compaginando la serie de los silencios y encubremientos inevitables durante los primeros años de vida de niños y niñas que viven con adultos cuidando herméticamente su lenguaje y los posibles “descuidos” de los familiares cercanos
La respuesta “técnica” recomendando “esperar que el niño pregunte” constituye una relación de poder sobre los padre adoptantes dirigiéndolos sin escuchar primero qué podrian y desearian hacer;es un intento de incluir un orden social regulado por “aquello que los niños deben saber y lo que deben ignorar”(Gi8berti, E.4) Pero en las décadas que tratan un orden social globalizado que ha incluido paulatinamente una capacidad de reflexión social ésta puede esperarse en los ámbitos Psi revisando lo que en otras épocas se enseñara sin garantias de su eficacia.
Criterios que en años anteriores se reproducia con los hijos adoptivos, sin discriminar cualés son las diferencias sustantivas entre el mundo fantástico de un adoptivo y el mundo fantástico de otros niños.Por suponer que “saber “acerca del fantasear de niños y niñas en general incluye a los adoptivos.Es una mirada que no es capaz de ver al mundo del otro más que como una prolongación de lo ya estudiado(del propio mundo) y que se supone fuente de saber y conocer.Es un criterio universalista(5) patriarcal y tradicionalista que ignora las diferencias suficientemente discutidas por la filosofia y desconoce los avances de la genética , de las neurociencias y la posibilidad de “redefinir la humanidad en el contexto de las interacciones con el mundo-ambiente (…)”(Marramao, G. 6)
Tambien desconoce los fenómenos propios de la alteridad ya que con frecuencia estos niños provienen de etnias indígenas portando netas diferencias biológicas con sus padres adoptantes, detalle que “está a la vista” y que estos niños y niñas mencionan y registran como un alerta que,inadvertido durante la infancia, en la niñez es comentado por sus compañeros de escuela o por otras personas; es decir ,se abre el circuito que desde décadas anteriores mencionan los estudiosos del postcolonialismo como encrucijada insalvable(CHAKRAVORTY SPIVAK,G. 7)
El supuesto mundo fantastico(fantasmático) descripto como las fantasias de los niños no describe-exceptuando los textos en los que los menciono :Giberti,E. 8)) a los niños adoptivos (como uno más entre todos ,en la serie niños,los niños, esos niños…) entre otras alternancias porque es preciso tener en cuenta que en el deseo de los padres estuvo inserta la imagen,la fantasia o el contacto con la madre de origen.Lo mismo encontramos –o suponemos encontrar-en el mundo intrapsiquico del niño que no necesita ser informado enrtealación con su adopción para dudar acerca de su lugar en esa familia Lo ilustra el comentario de un niño de ocho años que acababa de ser tardiamente informado “ A mi siempre me parecia que conmigo pasaba algo raro en mi casa,con mi mamá…algo siempre me ( e hizo el ruido de un crujido, crac, crac)”.Es decir, algo le crujia en su relación parental.Es posible pensar que los adoptivos siempre registran ese trato “raro” proveniente de padres y familiares que ocultan un saber acerca del niño. Si bien esta afirmación constituye el ABC de los estudios en psicoanálisis reconociendo la existencia de un saber inconciente pareceria no alcanzar en el momento de acudir al trato con los padres y con el mismo niño.Se lo incluye como un niño más, siendo un niño/otro en la construcción de su subjetividad.
Por ejemplo, durante algunos meses, mientras duró su guarda, aparecia en su casa una señora que preguntaba por él o por ella y la madre la atendia preferentemente y le mostraba su camita o su dormitorio, sus juguetes y los cuadernos del ciclo primario.Era la asistente social¿Por que esa señora los visitaba y habia que contarle cómo vivia él o ella? Si no era de la familia ni tampoco amiga de mamá que despues de la partida de esa visita se comunicaba inmediatamente por teléfono con papá para avisarle que “·Estuvo la asistente social…Todo bien…” Cuando dicha situación aparece en una sesion de alguien que espera utilizar los conocimientos adquiridos acerca de los niños en general se convierte en un tropiezo si quien conduce la sesión desconoce las funciones de la asistente social que el niño registra como enrarecimiento en su cotidianidad.Máxime si tenemos en cuenta que del informe de esa profesional dependerá la estabilidad de la guarda obtenida.En una oportunidad el interés de la niña giraba alrededor de una posible visita que yo podria hacerle en su casa para conocer sus juguetes. Es algo reiterado en los análisis con niños .Pero en esta oportunidad el modelo era el de una persona que concurria a su casa para vigilar como lo/la educaban¿tenia que ver con la terapeuta?¿sabia el niño que ésa era la tarea de la asistente social? Por lo menos habia resgistrado que habia que avisarle a su papá acerca de la visita y que “Todo bien”.¿Es posible suponer que no existirian registros por parte de la niña cuando lo estaba contando? La madre/ambiente que abarca a la madre de origen, explica que es una señora que viene a visitarla para ver si esta contenta, si se siente bien, cuantos juguetes tiene…La ansiedad persecutoria de Klein estaria satisfecha.A otros niños no los van a visitar con ese motivo.
Hechos
Adolescente varón de diecisiete años fugada de su casa, repetidamente durante sus últimos ocho años, despues de haberse enterado casualmente de su adopción Encara permanentemente a su madre adoptiva acusándola de haberla robado de los brazos de su madre de origen.Lo cual en la realidade tribunalicia no responde a los hechos de esa adopción.No obstante esta fantasia es la que acogen, guardan y preservan inumerables adoptivos que no han sido informados inicialmente acerca de su adopcíon. Hijos secreteados por consejo de los profesionales y atendidos con psicoterapias y psicoanálisis ajenos a los conocimientos que el entrenamiento en adopción exige.
“Mire-me comenta esta madre repitiendo las historias tantas veces escuchada-la llevo al psicologo desde los diez años cuando tuvo el ataque por de rabia porque se enteró que es adoptiva…pero los psicologos me dicen que el tema de la adopción no importa…”
Negar la trascendencia de una adopción en la subjetividad resulta, cuanto menos, sorprendente. Durante una entrevista, un adulto,profesional de las Ciencias Biológicas me decia: “Debido a mi adopción me pudieron en tratamiento psicoterapeutico desde los diez años. Yo no andaba bien en la escuela, Cada vez que yo le hablaba a la psicóloga de la adopcón ella mi decia que yo queria ocuparme de eso para no referirme a lo que me pasaba. Siendo adolescente , la misma respuesta con un terapeuta:la adopción siempre era resistencia, hasta que no quise ir más a terapias. Y no fui,porque yo queria alguien con quien mencionar el tema y me lo daban vuelta Parecia que hablar de adopción era resistirse a hablar de mi…Me parecia que no entendian nada”.
La posibilidad de dialogar con adultos adoptados que recuerdan sus terapias an teriores permite registrar la reiteración del modelo que ,al oponerse al tema adopción sugiere que es el efecto de la escasa experiencia con niños y adultos adoptivos tramitada durante años. No es infrecuente que un niño o adolescente se nieguen a mencionar el tema en su tratamiento, y sin embargo los indicios surgen activamente a medida que se interviene aun despues de algun tiempo de silencio conciente alrededor del hecho.No mencionan la adopción pero juegan con su preocupación por su identidad :por ejemplo quien va a llegar a ser, o bien “yo soy de ese modo y no me van a cambiar por otro”, “no quieren que salga con un chico porque dicen que es pobre, pero entre los pobres hay gente que no tiene la culpa de hacer lo que hace(adolescente hija de otra adoloescente que la cedió en situación de pobreza extrema, dato que la paciente desconocia-pero probablemente fantaseaba-)”.
Es el fenómeno de universalización patriarcal mencionado anteriormente : no alcanza con escuchar lo que dice el niño, interpretarlo según la canónica aprendida,si bien aquello que cuenta un adoptivo puede coincidir con lo que cualquier niño podria asociar, exceptuando cuando sabe que no provino de la panza de su mamá como sus amigos.La socialización que implica reconocerse como adoptivo, ajeno al clan familiar crea su propia politica psicológica adecuada a la vulnerabilidad que la situación plantea
Un adolescente adulto en análisis aportó una original palanca en las entrevistas:”Mi hermana- no es adoptiva-que estudia psicologia un dia me dijo que yo soy un objeto a….¿que me quiso decir?” Silencio por mi parte.Acostumbrado a no tener respuestas inmediatas continuó:”Por empezar un objeto y no una persona…Pero si soy a soy el primero del alfabeto…En realidad yo soy en primero porque ella nació despues que a mi me adoptaron…Ella seria un objeto b…Porque a mi me adoptaron porque pensaron que era imposible tener hijos ´de ellos y pensaron que nunca iban a tener hijos.Mi mamá me lo contó. Y despues vino mi hermana…Pero a mi me adoptaron cuando pensaron que era imposible” Le faltó completar la frase diciendo que existia un “objeto de deseo inalcanzable”. Le contesté: ”Vos resolviste lo imposible ,sos como la a que empieza una serie,la del abecedario y despues con tinua con otra letra…Primero un hijo, despues b, una hija…”En este caso la vulnerable era la hermana y sus ideas acerca del objeto a que utilizó como código secreto para excluir a su hermano, mayor y varón.
Interesante es la conciencia por parte del adolescente habiendo resuelto un imposible para esa pareja y podemos pensar que es una asociación gratificantemente narcisista, fenómeno de aparición en algunos adoptivos que a posteriori de su adopción reciben a un hermano oriundo del engendramiento en la pareja parental.
Lo que no debe saberse “ahora”
Aun hoy, la consulta que realizan familias adoptantes incorpora el comentario e introduce la misma reflexión :no decirle que es adoptivo hasta que pregunte.
¿Qué pregunta una niña a los siete años?:”Vos me decis que sos mi mamá del corazón pero los bebes están en la panza. ¿Cómo yo estuve en tu corazón? ¿No seré adoptiva, n o?” La madre respondió: ”Y cual es la diferencia? Los dos son hijos del amor….” A partir de ese momento y durante años se perforó la relación madre hija, impregnada por ataques de furia y golpes contra la madre que se continuaron hasta la adolescencia, al grito de “Mentirosa, me mentista, me mentiste”
La madre dolorida reclamaba “No reconoce que se la trató y se la trata con amor…Ella no me trata como a una madre que le ha dado todo,siempre fui cariñosa…”Seguramente asi sucedió pero la madre, al decir de Hegel,precisa que quien lo reconozca(el esclavo) lo haga desde una alteridad dotada de valor, exactamente lo contrario de lo que ella hizo, desposeer a la niña de su derechos a la identidad o su derecho a ser informada desde el comienzo de su inserción en esa familia.No puede esperar reconocimiento desde esa alteridad que ella transformó en una víctima de engaño y como tal la trató,la educó y la crió.Este es un punto incandescente en el trabajo con estos padres porque esperan que surja una hija como ellos desean despues de haberla posicionado según el amo de Hegel que ahora espera reconocimiento desde una alteridad que le sea reconocible como válida.No fue de ese modo como se introdujeron en la subjetividad de esos hijos sino mediante la violencia del ocultamiento.
En oportunidades no sucede de ese modo, en lo externo, pero el mundo intrapsiquico de un adoptivo se enfrenta con implicancias que no puede soportar en tanto acaba de asumir una pérdida significativa ; permanece implicado en la mentira,las falsesedades y las trampas que involucran a toda la familia.
Se preguntan por los motivos por los cuales se miente y se oculta conjuntamente con la disociación padre/madre: ¿Quien impulsó la mentira, él o ella? ¿Por qué le ocultaron que siendo beba la trajeron de alguna parte, de una parte que no era de la familia, de dónde es ella, dónde está la madre de la panza? y asi sucesivamente, plegando la preguntas en silencios y mutismos o en ataques furiosos y sufrientes…Comprenden y sienten que que no saben nada a partir de ese momento y el efecto traumático altera sus posibilidades representacionales: comienza por no entender qué debe representarse.
En estos estados los factores genéticos quedan sacudidos como parte de un organismo en shock.
No saben quiénes son dado que han vivido como siendo otros ahora diferentes de los hijos que ellos se creian de esa familia.
Asi surgen las historia de odio, de ira y de furia que he recogido durante estos años, con niños y adolescentes fugados de sus casas, muchachitas agresivas y empecinadas, trastornos crónicos en la escolaridad y un resentimiento filial contra la madre embargado por el dolor de ambas.Es evidente la imposibilidad intrapsiquica del niño para enfrentarse con una situación estresante que la posiciona en desamparo ante una madre y el ambiente que acompaña (madre como extensión del ambiente)
El niño o la niña preguntan cuando dudan acerca de su origen o sospechan que son adoptivos, o sea, el tiempo cronologico ha quedado retrasado en relación con los tiempos de comprender de ese niño o niña ; el significante del preguntar es lo ya sabido –temido- por el niño.
Los conocimientos acerca de la adopción constituyen un fenómeno de forclusión en nuestro medio profesional : la reacción llega desde afuera en la voz y desde las acciones de niños y niñas La Ley queda suspendida, la Ley que marca la norma de reconocerse como hijo adoptivo de esa famiia; caen todos los ritos del “ser familia”:las fiestas,los cumpleaños,los actos escolares y pierden su significación y su fuerza.
El postular la espera “hasta que pregunte” se coloca al servicio de la resistencia parental imposibilitada de engendrar que encuentra en esa espera la postergación del reconocimiento de su infertilidad o esterilidad.
Entonces no inviste el cuerpo del niño como otro vivenciado como sujeto sino como objeto para su satisfacción narcisista al mismo tiempo que los adultos permanecen deficitarios de las representaciones de ese niño como tal ya que pulsionalmente lo necesitan como objeto.
A posteriori resultan no-creible para el niño todos los juramentos de amor con que los padres intentan serenarlo y conformarlo. Los niños y niñas que reaccionan de otro modo, “pacíficamente” silencian defensivamente la vivencia de “objeto malo” en el que se ha transformado los padres y desestiman el afecto que la revelación produjo, huyendo del dolor que podria producirles reconocer que han sido engañados. La diada vincular en la que crece y se desarrolla queda jaqueada y el niño ingresa en una vivencia de vulnerabilidad máxima que no necesariamente logra exponerse mediante el ataque pero si según una particular configuración de afectos.
Comentario ad libitum
El mismo fenómeno acerca de la información y las mismas preguntas, que son otras, provienen de los padres que han recurrido a las nuevas técnicas reproductivas. ¿Contarle como fue su engendramiento? ¿Explicarles las técnicas’ ¿A que edad? ¿No decirles cómo fue su origen?
La experiencia nos muestra una colección de respuetas que los hijos traducen contándoles a sus compañeritos de nivel inicial :” A mi me hicieron en un tubito”(Giberti,E.&Andra,l.9)
Las respuestas parentales constituyen un vademecum de originalidades, deseos expuestos, relatos entre magias e historias trasnochadas, con un tercero incluído representado por la empresa y/o el médico interviniente
No obstante la semejanza en el preguntar la diferencia es sustantiva con la adopción y ambas se sintonizan entre si merced a la afirmación : “No contar hasta que el niño pregunte”…

BIBLIOGRAFIA
FREUD, S.(1905)(1916):obras completas, Tomo VII y Tomo XV/XVI, Tabien en 1915 TOMO VI
2GIBERTI, E (2014): Silencio entre adoptantes, en PAGINA 12, 8 de mayo
3GIBERTI,E (1998 Tercera edición)LA ADOPCIÓN, Ed. Sudamericana,BsAs
4GIBERTI, E( 2013);Adopción y verdades, en PAGINA 12,jueves 3 octubre
5no se trata de un rechazo cerrado y total del universalismo sino su descripción como “simultáneamente indispensable e inadecuando” como lo califica los postcolonialistas
6MARRAMAO,G.(2011):LA PASION DEL PRESENTE, Gedisa,Barcelona
7CHAKRAVORTY SPIVAK,G.(2010):CRITICA DE LA RAZON POSCOLONIAL,
Ed.Akal,Madrid
8)GIBERTI, E.(2012):ADOPCION SIGLO XXI,Ed Sudamericana Bs.As.
9GIBERTI, E.&ANDRA,L,(1993); SEXUALIDADES DE PADRES A HIJOS, Ed.Paidos, Bs.As.

Adopción.
© 2015 Eva Giberti - desarrollado por SPOTNetwork